Al aproximarse a un semáforo con una o dos luces amarillas intermitentes, ¿qué hay que hacer?

a) Pasar con precaución.

b) Extremar la precaución y, si es necesario, ceder el paso.

c) Detenerse en las mismas condiciones que si se tratara de una luz roja fija.

VER EXPLICACIÓN

Explicación

Una luz amarilla, o dos luces amarillas alternativamente intermitentes, obligan a los conductores a extremar la precaución y, en su caso, a ceder el paso. Además, no eximen del cumplimiento de otras señales que obliguen a detenerse.