Hay que mirar por los retrovisores…

a) con regularidad durante la marcha.

b) solamente cuando haya que adelantar.

c) únicamente al realizar maniobras.

Explicación

Se debe observar a través de los espejos retrovisores con frecuencia, porque lo que sucede detrás es muy cambiante y puede variar con gran rapidez. Con brevedad, es decir, sin entretenerse más de lo necesario en percibir lo que está detrás, porque no se puede descuidar lo que se tiene delante.